Chile rechaza una Constitución conservadora con más del 55% escrutado

Con más de la mitad de los votos escrutados y con una tendencia muy marcada, Chile rechaza con un 55,1% una segunda propuesta de nueva Constitución y decide mantener el texto actual, heredado de la dictadura militar (1973-1990).

La opción de aprobar el nuevo texto, redactado por un órgano en el que la derecha y la ultraderecha tuvieron mayoría, ha obtenido el 44,8 % de los votos. El partido conservador Unión Demócrata Independiente (UDI), que apoya el nuevo documento, ha sido el primero en salir a reconocer los resultados y su líder, Javier Macaya, ha dicho que los chilenos «no quieren un cambio constitucional».

La izquierda chilena defiende la Constitución de Pinochet

En una encrucijada que jamás imaginó, la izquierda chilena concurrió este domingo a votar y defender en las urnas la permanencia de la Constitución de 1980 dictada por Augusto Pinochet.

La propuesta en contrario, elaborada por el Consejo Constitucional y que perpetúa el modelo neoliberal que buscaron derrotar, no concitó el apoyo del progresismo ya que en este segundo proceso constitucional se impuso la visión de los republicanos.

Si bien el resultado de hoy debiera poner fin a este largo proceso de cuatro años iniciado tras el estallido social de 2019, lo cierto es que los analistas creen que ello no será así. Así lo sostuvo ayer Daniel Mansuy quien, en una entrevista en Diario Financiero, afirmó que «no creo que este plebiscito vaya a ser el cierre de nada…. Es difícil pensar que el domingo habremos cerrado el problema constitucional, porque esa pregunta va a seguir abierta».

El proceso de votación se realizó con total normalidad y se esperaba una alta participación debido a que los comicios son obligatorios para 15,5 millones de votantes. Según informó el Servicio Electoral se logró la instalación del 99,8% de las mesas, mientras que en el extranjero sólo el 72,9% y las excusas por no votar superaron las 300 mil personas.

Durante la jornada diversos personeros del oficialismo y oposición expresaron su deseo que con este acto Chile dé vuelta la página y se concentre, a partir de mañana, en la resolución de los problemas más urgentes como inseguridad y desempleo, pero lo cierto es que cualquiera sea el resultado y las categóricas declaraciones de la clase política, la cuestión constitucional no habrá sido zanjada.

El expresidente Ricardo Lagos, quien se manifestó por rechazar este segundo texto, señaló que «o importante es que tengamos un resultado claro y la ciudadanía se exprese con nitidez…La discusión constitucional se cierra hoy».

La misma línea argumentativa expresó la vocera comunista Camila Vallejo: «Todos hemos entendido, sea cual sea el resultado, el proceso constituyente se cierra acá, por lo menos durante los dos años que nos quedan como Gobierno y en el Parlamento».

Aunque varias encuestas mantenían en los días pasados una ventaja de la alternativa «En contra», lo cierto es que, si el resultado es estrecho o claro a favor de una opción, la cuestión constitucional continuará. En el oficialismo hay voces que postulan intentar modificar en el Congreso la Constitución de Pinochet de ganar el rechazo e insistir en un nuevo proceso, en unos años, de imponerse el «A favor».

Mejor lo malo a lo pésimo

En un giro a sus declaraciones de unas semanas, donde pedía una nueva Asamblea Constituyente, el alcalde comunista de la comuna de Recoleta, Daniel Jadue, sostuvo que más allá del resultado, «en los próximos dos años no hay ninguna posibilidad de que haya un nuevo proceso».

La exmandataria Michelle Bachelet fue a votar en la mañana, ocasión en que rechazó las críticas que se le hicieron por participar en la campaña del «En contra», y fue enfática en su posición: «Yo siempre prefiero algo malo que algo pésimo».

En la vereda del frente, el expresidente Sebastián Piñera manifestó estar «seguro que una de una de las dos opciones cierra mejor el proceso. Chile no puede seguir con esta incertidumbre que lleva cuatro años. Espero que aprovechemos esta oportunidad para aprobar esta Constitución en plena democracia«.

Y el exgobernante democratacristiano Eduardo Frei, quien estuvo por el «A favor», también apuntó a la ventade de esta opción: «Si la gente vota como yo voté, este proceso se termina hoy».

La diputada frenteamplista Gael Yoemans reconoció que, si se impone el «En contra», el oficialismo «no tendrá nada que celebrar, a lo más podemos respirar». También concordó que se perdió una oportunidad en el primer proceso encabezado por la Convención Constitucional donde la extrema izquierda encabezó el trabajo que dio como resultado un texto refundacional, identitario y maximalista por lo que fue rechazado en septiembre de 2022 por el 62% de los chilenos.

Las primeras mesas escrutadas en el extranjero desvelaron que se estaban dando las mismas votaciones que en el plebiscito de 2022, pero de manera inversa, es decir, quienes votaron Rechazo, hoy lo hacen por el «A favor».

Denken Sie schließlich daran, dass jedes Ende einen neuen Anfang mit sich bringt. Mögen wir uns zum Abschluss dieses Artikels über die gewonnenen Erkenntnisse, gewonnenen Erkenntnisse und künftigen Möglichkeiten freuen. Lassen Sie uns gemeinsam mit Mut und Optimismus voranschreiten, denn die Reise geht weiter und unser Potenzial kennt keine Grenzen. easttribun

Source link

Check Also

El derrumbe de una mina ilegal suma otra tragedia en el llamado ‘oro de sangre’ en Venezuela

Al principio el balance fue de 30 fallecidos, pero ayer la cifra #se rebajó a …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *