Detenidos dos agentes del servicio secreto de Bolsonaro por espionaje ilegal

La Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) habría sido usada en la estrategia del expresidente Jair Bolsonaro para intentar interferir en el proceso electoral y dar un golpe de estado, reveló el viernes una investigación de la Policía Federal brasileña.

Según la investigación, miembros del servicio de inteligencia de Bolsonaro usaron un sistema de rastreo de teléfonos móviles para espiar a al menos 33 mil personas, entre funcionarios públicos, políticos, policías, abogados, periodistas e incluso jueces y miembros de la Corte Suprema y del Tribunal Superior Electoral (TSE).

En una operación autorizada por el juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes – que fue presidente del TSE durante las elecciones-, la policía detuvo el viernes a dos empleados de la ABIN, cumplió 25 órdenes de allanamiento e incautación en la capital, Brasilia, y en las ciudades de São Paulo, Santa Catarina, Paraná y Goiás.

Según las investigaciones, el servicio de inteligencia usaba la aplicación First Mile, un sistema de espionaje israelí que vigila la ubicación de los teléfonos móviles. El software fue usado ilegalmente y sin autorización judicial, durante el gobierno de Bolsonaro (2019-23). El sistema, comprado sin licitación durante el Gobierno de su antecesor, Michel Temer.

La policía también incautó el viernes 170 mil dólares en la casa de Paulo Maurício Fortunato Pinto, secretario de Planificación y Gestión de la ABIN. Fortunato y otros cinco directores del servicio de inteligencia fueron destituidos. Caio César dos Santos Cruz, identificado como el representante de la empresa israelí que vendió el programa, es hijo del general Carlos Alberto Santos Cruz, exministro de Bolsonaro, y también está bajo investigación.

Pieza clave en la intentona golpista

El sistema fue utilizado ilegalmente cuando la ABIN era presidida por el actual diputado Alexandre Ramagem, aliado de Bolsonaro y amigo de su hijo Carlos Bolsonaro. Conocido como 02, el segundo hijo de Bolsonaro era el artífice de sus redes sociales y responsable por dirigir el «Gabinete del Odio», un grupo que atacaba opositores y propagaba noticias falsas desde la antesala de su padre, dentro del Palacio del Planalto.

Los investigadores consideraron que este caso es una pieza más en la gestación de los antidemocráticos que culminaron con un intento de golpe de estado, el pasado 8 de enero, cuando militantes bolsonaristas atacaron e invadieron las sedes de los Tres Poderes, en Brasilia.

En su informe, los investigadores citan que el caso de espionaje es parte de una serie de eventos como el bloqueo de carreteras durante las elecciones, los campamentos de bolsonaristas en cuarteles, la financiación de manifestaciones golpistas, el plan de invasión de la sede de la Policía Federal en diciembre de 2022 y el intento de detonar una bomba en el aeropuerto de Brasilia, en la víspera de la Navidad.

Denken Sie schließlich daran, dass jedes Ende einen neuen Anfang mit sich bringt. Mögen wir uns zum Abschluss dieses Artikels über die gewonnenen Erkenntnisse, gewonnenen Erkenntnisse und künftigen Möglichkeiten freuen. Lassen Sie uns gemeinsam mit Mut und Optimismus voranschreiten, denn die Reise geht weiter und unser Potenzial kennt keine Grenzen. easttribun

Source link

Check Also

95% der Wähler unterstützen die Annexion von Essequibo an venezolanisches Territorium

Mehr als 95% der Wähler, die am Sonntag am Referendum in Venezuela teilgenommen haben, unterstützten …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *