El hijo del Chapo es extraditado a EE.UU. para ser juzgado por tráfico de fentanilo

Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, fue extraditado a Estados Unidos el viernes para ser juzgado por cargos de tráfico de fentanilo en Chicago. Esa sustancia opiácea sintética, que principalmente se trafica desde México con componentes importados ilícitamente desde China, mata a más de 70.000 personas por año en EE.UU., más del doble que las muertes por otras sustancias como la cocaína.

La actual Administración norteamericana se ha marcado como prioridad combatir el tráfico de fentanilo desde México, del mismo modo que en los años 80 y 90 intervino en Colombia para reducir los envíos de cocaína. El fiscal general de EE.UU., Merrick Garland, dijo que la extradición de Guzmán es el paso más reciente en los esfuerzos de Joe Biden contra el cártel de Sinaloa, vinculado a la familia Guzmán.

El padre, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, de 66 años, fue capo del cártel de Sinaloa y uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo. Durante su carrera criminal, innovó con células de distribución y túneles transfronterizos, logrando exportar más drogas a EE.UU. que cualquier otro narcotraficante. A pesar de ser capturado y encarcelado varias veces, logró escapar en dos ocasiones. Finalmente, en 2019, fue extraditado a EE.UU., donde fue condenado a cadena perpetua, y actualmente cumple condena en Colorado.

Su hijo Ovidio, de 33 años, fue detenido el 5 de enero en Sinaloa, como dirigente del cártel de Sinaloa. Él y su hermano Joaquín tomaron las riendas del cártel de su hermano Édgar. A estos y otros familiares se les conoce comúnmente como los Chapitos. Según la Fiscalía de EE.UU., los hermanos Guzmán invirtieron en la compra de marihuana en México, cocaína en Colombia y efedrina en Argentina, y experimentaron con la producción de metanfetamina. En 2018, ambos hermanos fueron acusados por un gran jurado federal por tráfico de drogas. Joaquín Guzmán hijo aun está en busca y captura, y EE.UU. ofrece cinco millones de dólares por pistas sobre su paradero.

Operaciones internacionales

En 2019, Ovidio Guzmán fue arrestado brevemente en Culiacán, pero liberado por el Gobierno, según alegó, para evitar un derramamiento de sangre cuando su cártel reaccionó con violencia. Sin embargo, fue capturado nuevamente en enero tras un enfrentamiento en Sinaloa. EE.UU. solicitó la extradición en febrero, y la ejecución de esta ha sido más rápida que la de su padre, extraditado detenido por tercera vez en enero de 2016 y extraditado en enero de 2017. Hasta el viernes las autoridades estadounidenses desconocían que la extradición era inminente.

Documentos judiciales de EE.UU. indican que Guzmán y sus hermanos controlaban extensas operaciones internacionales en el comercio de fentanilo, generando cientos de millones en ganancias. Las causas fueron instruidas en Illinois, Nueva York y Washington capital. El Ministerio Público acusa a los ‘Chapitos’ de obtener productos químicos precursores, en su mayoría de China, para la fabricación de drogas sintéticas. Producían estas drogas en México, las trasladaban a EE.UU. y recolectaban, lavaban y transferían las ganancias del narcotráfico.

El fentanilo es la principal causa de muerte para los estadounidenses de 18 a 49 años, según las autoridades

La Fiscalía alega que utilizaban aviones de carga y privados, submarinos, barcos contenedores, embarcaciones de suministro, lanchas rápidas, buques pesqueros, autobuses, vagones de tren, camiones, automóviles y transportistas para mover sus drogas y productos químicos precursores. Supuestamente mantenían una red de mensajeros, túneles y casas de seguridad en México y EE.UU. para apoyar sus actividades de narcotráfico, con mercados en Chicago, Nueva York y otras urbes.

El fentanilo es la principal causa de muerte para los estadounidenses de 18 a 49 años, según las autoridades. Entre 2019 y 2021, las sobredosis mortales aumentaron en un 94 por ciento. Se estima que 196 estadounidenses mueren al día debido al fentanilo, de acuerdo con el Departamento de Justicia.

Denken Sie schließlich daran, dass jedes Ende einen neuen Anfang mit sich bringt. Mögen wir uns zum Abschluss dieses Artikels über die gewonnenen Erkenntnisse, gewonnenen Erkenntnisse und künftigen Möglichkeiten freuen. Lassen Sie uns gemeinsam mit Mut und Optimismus voranschreiten, denn die Reise geht weiter und unser Potenzial kennt keine Grenzen. easttribun

Source link

Check Also

¿Cómo definir una paz justa para Ucrania?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *