Señalan a la Guardia Costera griega por el naufragio que costó la vida a más de medio millar de inmigrantes

Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch presentaron ayer, día en el que se cumplieron 6 meses del naufragio, un informe con los resultados de las investigaciones sobre las causas que llevaron al pesquero Adriana a hundirse en aguas abiertas en Pylos, en el Peloponeso. El suceso costó la vida de más de medio millar de inmigrantes, entre ellos muchas mujeres y niños que viajaban en la bodega del barco. 

Bajo el nombre ‘Juntos por la justicia’, en la presentación del informe –que duró 5 horas– se rindió homenaje a las víctimas. La investigación comenzó pocos días después del naufragio y el documento recoge decenas de testimonios de supervivientes, de los miembros de las patrulleras de la Guardia Costera griega que acudieron al lugar de los hechos así como de expertos en salvamento marítimo.

Los datos obtenidos contrastan con la información oficial. La Guardia Costera afirma que cuando las autoridades italianas avisaron de la presencia de una embarcación pesquera frente a las costas del Peloponeso la mañana del 13 de junio, al lugar fue enviado un helicóptero –que tomaría las famosas imágenes que dieron la vuelta al mundo tras la tragedia–. Según el Ministerio Marítimo, fueron varias las comunicaciones mantenidas con la tripulación del Adriana a través de satélite y en las que los migrantes habrían negado la asistencia: «Lo único que queremos es continuar con nuestro viaje a Italia», decía uno de los pasajeros en inglés.

Sin embargo, los supervivientes relataron a AI que sí mantuvieron comunicación con salvamento marítimo griego a través del teléfono de satélite, pero que en todo momento pidieron ayuda e informaron de que había varias personas gravemente enfermas en el Adriana. El informe denuncia, además, que tras el envío del helicóptero y teniendo conocimiento las autoridades griegas de que en el Adriana viajaban cientos de personas, muy por encima de la capacidad de la embarcación, no pusieron en marcha el protocolo de salvamento, es más, simplemente enviaron un patrullero con apenas 43 chalecos salvavidas.

Aunque las autoridades griegas siempre han negado que los patrulleros griegos no intentaron remolcar al Adriana, todos los supervivientes entrevistados por las dos ONG sostienen que, en un primer momento, Salvamento Marítimo amarró un cabo a una de las barandillas del pesquero y les pidieron que encendieran el motor para poder llevarles hasta la costa italiana.

Según los testimonios de los supervivientes, una hora después el motor del Adriana dejó de funcionar, y la Guardia Costera lanzó un cabo azul para remolcarlo, pero un movimiento brusco por parte de la patrullera (que los supervivientes describen como «un cohete») hizo que el barco virara y se hundiera. A pesar de que la embarcación de la Guardia Costera era nuevo y estaba equipado con la última tecnología, las cámaras y sistemas de registro no funcionaban y no hay imágenes del momento del naufragio.

Los testimonios de los supervivientes hablan de errores a la hora de remolcar el barco

 

Los supervivientes también aseguran que, en el momento del hundimiento, las autoridades se alejaron a gran velocidad del lugar de los hechos y tardaron más de 30 minutos en regresar e iniciar las labores de rescate de los supervivientes que aún se mantenían a flote. «Si hubieran llegado antes, se hubieran salvado unas 300 personas por lo menos», declaró uno de los supervivientes de nacionalidad egipcia a Amnistía Internacional.

De las 750 personas que viajaban en el Adriana, según datos de los supervivientes, tan solo lograron sobrevivir 104, todos varones y con edades comprendidas entre los 16 y los 45 años. Las autoridades helenas consiguieron recuperar 82 cadáveres, de los que solo 55 han sido identificados por la Policía griega.

Ambas organizaciones, denuncian la falta de independencia en el proceso de investigación llevado a cabo por las autoridades griegas, ya que que los supervivientes fueron entrevistados también por agentes de la Guardia Costera griega, que está siendo investigada por su supuesta implicación en el naufragio.

Las dos organizaciones no gubernamentales hicieron hincapié durante el acto en la importancia de esclarecer hasta qué punto las autoridades griegas están involucradas en el suceso y en que las cosas deben cambiar en la UEpara que no se vuelva a producir una tragedia como esta. Cabe recordar que, por el momento, los únicos encarcelados son 9 miembros de la tripulación del Adriana.

Denken Sie schließlich daran, dass jedes Ende einen neuen Anfang mit sich bringt. Mögen wir uns zum Abschluss dieses Artikels über die gewonnenen Erkenntnisse, gewonnenen Erkenntnisse und künftigen Möglichkeiten freuen. Lassen Sie uns gemeinsam mit Mut und Optimismus voranschreiten, denn die Reise geht weiter und unser Potenzial kennt keine Grenzen. easttribun

Source link

Check Also

San Ginés, el 'after' de La Movida que exporta el chocolate con churros a EE.UU.

Fue en los años 20 del siglo pasado cuando don Ramón del Valle Inclán puso …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *